Banco de Leche Humana de Nariño

COVID-19

Home  >>  COVID-19

   

Todas las madres deben estar informadas y saber las orientaciones para la minimización del riesgo de contagio, de tal manera que pueda acatar todas las medidas de prevención e higiene para las prácticas de amamantamiento, lactancia, extracción de leche, el contacto piel a piel, alojamiento conjunto y opciones alternativas para el cuidado de su bebé.

Si tiene COVID-19 y decide extraerse la leche: 

• En lo posible, realice extracción manual de leche materna, si dispone de un extractor puede usarlo siguiendo las recomendaciones de bioseguridad.
• Use mascarilla mientras se extrae leche materna.
• Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de extraerse la leche.
• Si utiliza extractor siga las recomendaciones para su correcta limpieza luego de cada uso, limpiando todas las partes del extractor que hayan estado en contacto con la leche materna.
• Considere la posibilidad de que un cuidador sano alimente al bebé con la leche materna extraída. La persona encargada de los cuidados debería estar al día con sus vacunas contra el COVID-19 y no tener mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si la persona encargada de los cuidados vive en la misma casa o ha estado en contacto cercano con usted, es posible que haya estado expuesta al virus.

Todos los cuidadores que alimenten al bebé deben usar mascarilla mientras lo atienden durante todo el tiempo que usted permanezca en aislamiento y durante su propio periodo de cuarentena luego de que usted haya completado el aislamiento.

La medidas más efectivas para prevenir el COVID-19 son el aislamiento social y lavarse las manos correcta y frecuentemente, con agua y jabón, con lo cual se reduce hasta en 50% el riesgo de contraer el virus. De igual manera, se recomiendan otras medidas preventivas cotidianas para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades respiratorias, como:

¿Cuáles son sus síntomas? ​

Los síntomas más frecuentes son:

Los síntomas más frecuentes son:

 

Fuentes: MINSALUD – WHO/OMS